1


Finca Son Sureda

 Para gente que quiere algo distinto SON SUREDA ofrece en pleno campo mallorquín el trato familiar, en un entorno natural único.

La finca agrícola-ganadera remonta su existencia al año 1500, con 2.050.000 m2 y está compuesta por un conjunto de casas con jardines que son prolongaciones del campo, en donde destaca un bosque mediterráneo natural que ofrece belleza, armonía y serenidad al entorno, mostrando la auténtica flora y fauna mallorquina.

SON SUREDA, salpicada por miles de acebuches centenarios y plantaciones interminables de almendros y algarrobos ofrece un lugar para descansar rodeado de la paz inalterable que la naturaleza le ofrece desde hace siglos, trasmitiendo esa energía positiva de la que el huésped disfruta.

La finca cuenta con árboles frutales y cualquier producto está a disposición de sus clientes.

La actividad agropecuaria se completa con una hermosa yeguada de la que todos pueden disfrutar recibiendo clases de equitación.

En resumen SON SUREDA cuenta con el aroma puro del Mediterráneo.